Blog

Consumidor, esto es lo que debes saber sobre el aceite de palma

Evitar el consumo de aceites, como el de palma, no es la solución. Además de preocuparte por revisar la etiqueta de lo que compras es importante que estés bien informado y saques tus propias conclusiones.

Consumidor, esto es lo que debes saber sobre el aceite de palma
19 de Junio 2017

El aceite de palma tiene una larga historia como insumo para la elaboración de productos alimenticios en todo el mundo; sin embargo, un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) activó una alarma entre los consumidores al señalar su posible implicancia en el desarrollo del cáncer.

Para no dejarte llevar por el torrente de informaciones imprecisas y sin fundamento científico que encontrarás en la web, además de preocuparte por revisar la etiqueta de lo que consumes es importante que estés bien informado y saques tus propias conclusiones.

1. El consumo de aceite de palma no está prohibido

Ningún organismo internacional relacionado con la seguridad alimentaria o con la salud pública – ni siquiera la EFSA- exige que se suspenda la comercialización del aceite de palma.

De igual manera, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha incluido a este insumo en su lista de productos prohibidos y peligrosos para la salud.

En realidad, casi la mitad de los productos que consumimos a diario contienen aceite de palma y siguen comercializándose, un claro ejemplo de ello es Nutella. La popular crema de chocolate y avellanas fue duramente criticada y a pesar de la campaña de desprestigio que sufrió por emplear al aceite de palma como principal ingrediente, continúa en el mercado como un importante producto de consumo global con garantía de calidad.

2. Existe un consenso global para mejorar la calidad nutricional de los aceites comestibles

Debes saber que según el informe de la EFSA, los aceites vegetales refinados, incluido el aceite de oliva, contienen 3MCPD y GE, compuestos relacionados al desarrollo del cáncer.

Erróneamente, este problema se categorizó como algo exclusivo de la palma. De ahí el debate sobre el consumo de productos que emplean este insumo.

Lo cierto es que esta preocupación no es ajena a la industria de palma ni al sector de consumo masivo. Empresas de gran prestigio que incluyen al aceite de palma en sus procesos están comprometidas en adoptar tecnologías de producción y procesamiento para reducir y eliminar cualquier contaminante que afecte la salud de sus clientes.

3. RSPO: certificación que exige una mejora en los procesos

Uno de los ocho criterios considerados para la certificación RSPO es el uso apropiado de las mejores prácticas tanto para cultivadores como para procesadores. Es decir, el aceite de palma producido de manera sostenible no solo garantiza el respeto por el medio ambiente, sino que considera el bienestar de la sociedad y del consumidor final.

Cada vez son más las empresas en el mundo que consideran la utilización de aceite sostenible certificado dentro de sus procesos. En Perú, la Junta Nacional de Palma Aceitera promueve la certificación del sector y a la fecha, existen empresas vinculadas directamente con la palma aceitera, como Oleaginosas del Perú S.A y el Grupo Palmas,  que llevan la delantera.

“Esperamos que la certificación se concrete en los próximos tres años. De ser así, más del 60% de la producción nacional de palma sería certificada”, afirma Gregorio Sáenz, gerente general de Junpalma Perú.

4. Un producto libre de aceite de palma no siempre es más saludable

Nuestro cuerpo también necesita grasas para su correcto funcionamiento y casi todos los productos necesitan de algún tipo de aceite para su elaboración. Así que evitar el consumo de aceites, como el de palma, no es la solución.

La clave está en cuidar que tu alimentación sea saludable y sobre todo que las porciones que ingieras sean las recomendadas. Recuerda que el impacto en tu salud dependerá de qué tan responsable sea tu consumo.

correo
SUSCRIBETE A

Nuestro boletín